Pedro Menéndez de Avilés fue uno de los militares y marineros más ilustre durante el reinado de Felipe II.

Gobernante de Indias, entre sus grandes logros destaca la reconquista de Florida, destruyendo Fort Caroline y asentamientos de hugonotes franceses, para fundar la ciudad de San Agustín y certificar el asentamiento español en la Florida.

Gobernó como mayor perpetuo dicha provincia, también entre sus logros, destacar que fue gobernador ente 1567 – 1574 de la isla de Cuba.

Los orígenes de Pedro Menéndez de Avilés

militar asturiano deexito pedro menendez de aviles

Sin embargo, pese a ser uno de los grandes militares de la historia de España, Pedro Menéndez de Avilés no tuvo una infancia fácil, ni mucho menos.

Creció en el seno de una familia hidalga de Asturias poco acomodada, contaría con ocho hermanos más, algunos de los cuales le siguieron en sus conquistas, siendo una parte importante del equipo militar de su más alta confianza.

Su padre murió siendo el muy joven, su madre se volvería a casar, entre ambos matrimonios fueron un total de 20 hijos.

Pedro Menéndez de Avilés tuvo que repartir la herencia entre sus ocho hermanos de madre y padre, por lo que apenas heredó nada.

A muy temprana edad, se cree que a los 9 años, cuando su padre muere, se escapa de casa y sobrevive alternando trabajos relacionados con el mar.

Fue a los 14 años cuando se alistó como grumete en un barco de guerra que partía del Cantábrico.

Así, casi sin proponérselo, pocas otras opciones tenía en la vida, inició su carrera militar.

Un militar de éxito

estatua de pedro menendez de aviles

Fue casi cumplidos los 30 años cuando consigue su primera patente de corso, la segunda se la concedería Carlos V, para que desarrollara su actividad en primer lugar, aguas canarias, para seguir acercándose a aguas del Caribe, teniendo así su primera experiencia con el nuevo mundo, recientemente descubierto.

Felipe II siendo consciente de sus progresos decide en 1554 nombrarle Capitán General, creando cierta envidia y rechazo entre los oficiales de la institución, como hemos dicho, no se trataba de un personaje de alta cuna.

Sea como fuere, Felipe II sigue confiando en él, nombrándole Capitán General al servicio de la corona, así como nombramientos en empresas militares en provincias flamencas, compaginándolo con su actividad como marino mercante en territorios de las Américas.

Por el año 1559, le llega un nuevo encargo de Felipe II, comandar la flota que le traería de Amberes a España, para salvarle de un posible naufragio en costas de Laredo debido a una galena que ya hizo naufragar a varios barcos de la comitiva.

El viaje fue un éxito, y Pedro Menéndez de Avilés siguió cumpliendo cada encargo que se le encomendaba.

Sin embargo, en 1563 es acusado de contrabando de pieles y metales preciosos en uno del os viajes que realizó a las Indias.

Ingresa en prisión, de la que saldría un par de años después con sentencia absolutoria.

Aunque pasó poco tiempo en prisión, durante su estancia, el tema de La Florida se convierto en cuestión de estado.

Por lo que nada más salir de prisión, Felipe II le encomendó su primera misión, echar de ahí a los hugonotes franceses y asegurar el primer asentamiento español en Florida.

Fue en Cádiz, el 29 de Junio cuando la expedición salió de las costas españolas, un viaje por mar que acabó el 4 de Septiembre desembarcando en la costa oriental de Florida.

la florida

Tras una ardua batalla con galeones franceses consigue que huyan de la costa para desembarcar y empezar la conquista de Florida, levantando así su primer asentamiento.

Tomará San Agustín y más delante Fort Caroline, que rebautiza como San Mateo, sin causar ninguna baja española.

No quedará ahí el éxito de su expedición, tras unas semanas consigue asentamientos españoles más al norte.

Consiguiendo así acabar con la presencia francesa en Florida.

Tras una vuelta a España por la puerta grande, Felipe II le nombra Gobernador de Cuba, además de Capitán General de la armada en las aguas del Caribe.

También se le reconoce como caballero de la Orden de Santiago y comendador de la Orden de la Santa Cruz de la Zarza.

Pedro Menéndez de Avilés moriría de tifus  en su nave cuando se disponía  la salida del puerto de Santander hacia la región de Amberes.

Deja un comentario